Cuando los muertos se levantan

Gracias a Dios, Mi día comenzó bastante normal hoy. Me desperté, le bañé, me lavé los dientes y demás feferes' y arranqué para la universidad. Tenía tiempo que no lo hacía de manera tan fluída, como muchos de ustedes sabían... Estuve un par de semanas enfermo y aunque iba a clases, me costaba bastante todas las actividades cotidianas.

Llegué a INTEC, no conseguí parqueo, comí algo, me quemé en un examen, un profesor me regañó por hablar en clase, tweeté en clases, me regañaron por tweetear en clases. En fin, la monotonía a la que estoy acostumbrado.


Todo cambió para mejorar cuando a mis amigos se le ocurrió darnos un viajecito a la UNPHU. He de confesar que nunca había ido, no es nada personal... Es que la UNPHU con tanto monte' me da miedo de encontrarme con indigenas bailando la danza de la lluvia, y con estos 'hervores' y la temperatura a treinta y dos grados celcius, hasta yo me les uniría.

Lo primero que me impresionó es la increible quietud, la UNPHU es un enorme campo en medio de esta metrópolis y ni hablar de los parqueos. El que no estudia en INTEC no sabe lo frustrante que es llegar a la univerisdad a las cuatro y media, tener clases a las cinco en punto y entrar tarde al salón de clase por no poder encontrar parqueo.

Otra cosa de la que me impresioné bastante fue al ver estudiantes sentados debajo de un arbol, hablando... En INTEC cuando una pareja va al ''area verde'' uno ya se imagina con qué intenciones.

Sin pensarlo dos veces, nos parqueamos cerca del área de medicina, nos tiramos del vehículo y fuimos corriendo al laboratorio de anatomía (Mejor conocido como la morgue. ¿Qué más íbamos a hacer en la UNPHU, por el amor a Dios?)

Y allí estabamos nosotros en la puerta, el aire olía a muerto' y no era para menos. Habían expuestos 5 cadáveres de todas las edades, sexo, texturas, color y sabor a la disposición de los bisturíes de cualquier inexperto estudiante. Es algo chocante ver los cuerpos de cinco personas que pasaron por la tierra, que una vez tuvieron sueños, familia, amigos y ahora yacen desnudos sobre la mesa de una universidad.

Entre todos los cadáveres hubo uno que me llamó la atención más que todos los otros, estaba perfectamente conservado a diferencia de sus otros colegas calaverísticos que estaban despedazados hasta donde se dice sirimba.

Así que me acerqué a Morty (así decidí llamarle) y lo examiné, me senté a su lado y él abrió los ojos con una tranquilidad inimaginable. Fue extraño al principio, no se supone que los muertos abran los ojos... Mis amigos salieron corriendo del edificio clamando por piedad, pero yo me interesaba más y más con cada palabra que salía de su ya deforme boca.

Me habló sobre su basta experiencia laboral,  que había trabajado en un salón de belleza haciendo ''Masajes adelgazantes'', le expliqué que tenía el plan de abrir un salón de belleza y cómo iba la temática del lugar y a Morty le ha fascinado, hasta me dijo que pasaría por el blog a dejar saludos y demás hierba.

Morty era sin duda alguna un muerto muy amigable. Le elogié su estado de conservación, me dijo que todo era posible a ciertas dosis de formol y mucha actividad física y en un abrir y cerrar de ojos, ya estábamos haciendo planes para que Morty trabajara en ''D'Medical Care Biuri centel''. Seríamos los más originales del lugar, al fin y al cabo... ¿Quién tiene un muerto trabajando de masajeador? Todo era como se viera, para mí Morty estaba más vivo que nunca.

Ya me imaginaba los afiches: ''¡¿Qué mejor para matar la grasa que un muerto?!''  cuando de repente, mi proceso imaginativo voluminoso se vio interrumpido por una sórdida voz. Abrí los ojos y tenía la cara contra la pared, dirigí mis ojos hasta la fuente de la voz y eran mis amigos, quienes habían ido por gaseosas hacía ya treinta minutos. Yo me había quedado dormido recostado de una pared y todo el episodio con Morty no había sido más que un buen sueño, eso sí... Morty es real o más o menos, es como un amigo imaginario, pero... Frío y algo descompuesto.

Realmente, nunca había tenido una experiencia tan extraña... El olor a formol te hace ver y pensar cosas de otra manera y mezclado con el sueño de haberse acostado a las dos de la mañana estudiando y levantarse cuatro horas más tarde para ir a clases es letal.

Sí, lo sé. Está enojados conmigo pero entiéndame... Estaba en parciales y lo siento. Os prometo que no volverá a pasar este retraso. Por otra parte: Os tengo una sorpresita esta semana, ¿será un nuevo artículo? Ya os dejaré saber.

Por cierto, ya llegamos a las 9,000 visitas. Gracias y nos vemos la próxima semana (O quizá antes...),

Ariel Saint 

13 thoughts on “Cuando los muertos se levantan

  1. PLOOOOOPPPPPP, TENIA DIAS QUE NO ME REIA TANTO!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro ser la fuente de tu diversión -quienquieraqueseas- un abrazo y te leo la próxima semana.

      Eliminar
  2. ahahahahahaha. Yo amo mi universidad, vere si voy manana y intento identificar a mort

    ResponderEliminar
  3. Nuy buen artículo. Siga así, joven.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh wow, debo decir que casi se me sale el corazón cuando vi el nombre de ''Morty-mermelada'' en mi bandeja del mail. ¡Gracias por pasarte Morty, sabía que eras real!

      Eliminar
  4. Hahah ay Ariel tu si me encantas, ya hasta creyendolo estaba... Aqui tu admiradora <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo te digo que tú eres la admiradora más chula de por aquí. Un abrazo y te leo la próxima semana.

      Eliminar
  5. Buenísimo el artículo, como me gustaría conocer a Morty!

    ResponderEliminar
  6. Muy buena la historia, me atrapó, está para morirse!!!!!

    ResponderEliminar

Datos personales

Mi foto
Saint Domingue, Dominican Republic
18 Años, extrovertido, estudiante de medicina, sin mucho que decir de sí mismo que no sea percibido por otro. Crea un blog para compartir su vida, virtudes, errores y sueños húmedos.
Ariel Saint Santé -. Con la tecnología de Blogger.